PROGRAMA DE EDUCACIÓN SEXUAL EN EL AULA

Astursex

"Aprendiendo a Entendernos" Curso 2011/ 2012

Fundamentación

La educación sexual debe ser entendida como educación de los sexos, en el marco de una educación en valores, y planteándose no sólo para prevenir embarazos no deseados o infecciones de transmisión sexual, si no como formación para aprender a entender y respetar al otro sexo. Habitualmente, la realidad con la que nos encontramos es que la educación sexual de los y las jóvenes sigue siendo, en la mayoría de los casos, una asignatura pendiente.

Esta situación se recrudece si tenemos en cuenta que los modelos de sexualidad con los que conviven, son los que se les plantean desde los medios de comunicación, cuyas intenciones son, en la mayoría de los casos, cualquier cosa menos pedagógicos. Así mismo, la irrupción de las redes sociales (Tuenti, Facebook…) en la vida diaria del alumnado hace que necesitemos que temas como la intimidad, la percepción de riesgo o la comunicación se hagan imprescindibles.

Por todo ello nos parece buena idea plantear una intervención docente sobre educación sexual, que si bien no tienen como fin suplir esa carencia (eso requeriría una cierta continuidad), si que servirán para suscitar el debate, fomentar el diálogo, resolver algunas dudas y aclarar algunos conceptos.

Modelo de educación sexual del que se parte

Nuestro planteamiento de educación sexual supera con creces otros planteamientos de educación meramente genital. Desde nuestro esquema de trabajo se habla de genitales pero solo con una parte más de la sexualidad y dentro de un contexto. Para nuestra entidad, la educación sexual es educación de los sexos, es decir, es una educación sexual que ayudará a las y los jóvenes a entenderse a si mismos/as, por un lado, y a entenderse entre ellas y ellos por otro. A entender cómo se van haciendo hombres y mujeres, como se sienten y viven su cuerpo sexuado en masculino o femenino, y como se expresan como hombres y como mujeres, con sus matices (homosexual o heterosexual) y sus peculiaridades (diversas formas de expresión erótica), que es en definitiva lo que determina el hecho sexual humano.

Además, sabemos que en el inicio de del siglo XXI y después de hacer balance de lo acontecido hasta el momento en la sociedad, creemos que es más importante que nunca se planteen los cursos de educación sexual entendida como educación de los sexos, de diálogo hombre/mujer, y que signifique un "aprendiendo a entendernos" con nuestras similitudes y diferencias, validando y reconstruyendo todo lo que gira en torno a ambas realidades. Y lo hacemos porque a pesar de que parezca que las cosas han cambiado mucho, se sigue haciendo necesario organizar foros donde mujeres y hombres hablen de sexualidad.

Desde un planteamiento de educación sexual en la que se trate el desarrollo sexual a lo largo de todo el ciclo vital, los matices y peculiaridades en la forma de vivirse sexuadas, la identidad sexual, los roles sexuales, los estereotipos y el sexismo. Por que está claro que cuando hablamos de educación sexual hay que hablar de actitudes, de autoestima, de prevención no sólo de embarazos no deseados, sino de sexismo, de homofobia, de violencia (tanto en el aula, como contra las mujeres), incluso de trastornos de autoimagen que tanto tienen que ver muchas veces con el hecho de sentirse sexualmente atractiva o atractivo.

A su vez, como ya comentamos anteriormente, se incluye un trabajo específico en redes sociales, dada la evidente importancia que para chicos y chicas tienen plataformas como Tuenti o Facebook a la hora de relacionarse. Es muy importante que aprendan el manejo seguro de estas herramientas y analizar los posibles riesgos, las ventajas, el concepto de intimidad, etc.

Los datos reflejan muchas cosas pero sobre todo una evidente: no es información lo que les falta, es formación, de ahí la idoneidad de plantearse un programa integral que implique a toda la comunidad educativa. No tiene sentido simplemente hablar de preservativos si no les damos un contexto y no tiene sentido sólo formar a los y las jóvenes si no incluimos a la comunidad educativa y a la sociedad que les rodea en esa formación.

Objetivos

  • Analizar el concepto de sexualidad
  • Asumir que la sexualidad es algo inherente a todas las personas por el hecho de tener un cuerpo sexuado
  • Favorecer las relaciones entre los sexos basados en igualdad, respeto y equidad
  • Relacionar sexualidad con afectividad y con responsabilidad
  • Analizar las relaciones a través de las redes sociales. Tuenti y Facebook
  • Desmitificar falsas creencias para prevenir posibles riesgos

Contenidos

Ejemplo para una intervención de 3 sesiones por aula.

1ª Sesión
  • Concepto de sexualidad

  • Sexismo y homofobia

  • Criterios para una sexualidad responsable

  • Anatomía, fisiología e higiene. Respuesta sexual humana



2ª Sesión
  • Procesos de enamoramiento y primeras veces. Diferencias chicos/chicas

  • VIH-SIDA: Vías de contagio, protección y normas de convivencia con personas seropositivas

  • Redes sociales. Tuenti y relaciones personales

  • Recogida de preguntas anónimas


3ª Sesión
  • Anticoncepción

  • Resolución de preguntas

  • Recursos sobre sexualidad en el Principado de Asturias

Metodología

Al plantearnos una intervención sobre educación sexual, nuestro método de trabajo, pretende alejarse de la tradicional clase magistral, donde los conocimientos se imparten desde arriba (el profesor, experto) hacia abajo (el alumnado, el grupo meramente receptor).

Para adoptamos una metodología básicamente participativa, de modo que el conocimiento se vaya construyendo de manera horizontal, es decir, partiendo de los conocimientos previos del alumnado, se irán elaborando los contenidos a los que se pretende llegar.

Es por este motivo que los grupos no deben ser demasiado numerosos, y por ello preferimos respetar la composición de cada grupo lectivo; aun así cabe la posibilidad de hacer algún tipo de excepciones. Solemos sugerir que se prioricen las edades de 4º de la ESO y/o Bachiller, pero intervenimos en toda la secundaria con lo que dejamos a elección del centro la edad o el nivel que consideren más apropiado.

Temporalización

Sesiones con el alumnado:

El tiempo de intervención será de, como mínimo, 2 horas o períodos lectivos por aula, pudiéndose aumentar el número de horas tanto como se desee. A lo largo de los mismos se trabajarán los temas arriba relatados haciendo especial hincapié en aquellas partes que presenten un mayor conflicto o confusión. Así mismo, y si los tutores y tutoras lo consideran oportuno, se puede ampliar o incidir en algún tema en concreto, en base a la detección de alguna necesidad específica por parte del profesorado. Los diseños de intervenciones específicas o a la carta no suponen ningún tipo de sobre coste.

Además, dado que nuestro concepto educativo incluye a toda la comunidad educativa, planteamos la necesidad de realizar dos sesiones independientes.


Sesión con las familias de los chicos y chicas con quienes se interviene:

En esta sesión se les informará de qué tipo de actividad se está desarrollando en el aula y se atenderá cualquier duda que pueda surgir a este u otro respecto relacionado con dicha intervención. La duración máxima sería de 2 horas.


Sesión con los profesores y profesoras de dichos grupos:

Tanto encargados de su tutoría como quienes se encarguen de impartirles alguna materia de forma más puntual. En este caso también se tratará de a una sesión informativa, tanto de los temas trabajados en el aula como de la situación –en general- en que se encuentran los grupos con los que se interviene.

Se intentará que sea en un horario lo más adecuado posible a los horarios que maneje el profesorado encargado de dichos grupos.