Metodología


Al plantearnos una intervención sobre educación sexual, nuestro método de trabajo, pretende alejarse de la tradicional clase magistral, donde los conocimientos se imparten desde arriba (el profesor, experto) hacia abajo (el alumnado, el grupo meramente receptor).

Para adoptamos una metodología básicamente participativa, de modo que el conocimiento se vaya construyendo de manera horizontal, es decir, partiendo de los conocimientos previos del alumnado, se irán elaborando los contenidos a los que se pretende llegar.

Es por este motivo que los grupos no deben ser demasiado numerosos, y por ello preferimos respetar la composición de cada grupo lectivo; aun así cabe la posibilidad de hacer algún tipo de excepciones. Solemos sugerir que se prioricen las edades de 4º de la ESO y/o Bachiller, pero intervenimos en toda la secundaria con lo que dejamos a elección del centro la edad o el nivel que consideren más apropiado.

Al plantearnos una intervención sobre educación sexual, nuestro método de trabajo, pretende alejarse de la tradicional clase magistral, donde los conocimientos se imparten desde arriba (el profesor, experto) hacia abajo (el alumnado, el grupo meramente receptor).

Para adoptamos una metodología básicamente participativa, de modo que el conocimiento se vaya construyendo de manera horizontal, es decir, partiendo de los conocimientos previos del alumnado, se irán elaborando los contenidos a los que se pretende llegar.

Es por este motivo que los grupos no deben ser demasiado numerosos, y por ello preferimos respetar la composición de cada grupo lectivo; aun así cabe la posibilidad de hacer algún tipo de excepciones. Solemos sugerir que se prioricen las edades de 4º de la ESO y/o Bachiller, pero intervenimos en toda la secundaria con lo que dejamos a elección del centro la edad o el nivel que consideren más apropiado.